Entrevista a Marynes Rojas, consultora en economía y diseño circular

  • Tiempo de lectura:12 minutos de lectura

Marynes Rojas- diseño circularMarynes Rojas es una joven venezolana que reside en Barcelona. Es consultora en diseño y economía circular. Se dedica principalmente al acompañamiento de empresas y organizaciones que deciden dar un paso adelante hacia la circularidad. Este acompañamiento lo hace a través de consultorías, workshops, charlas y diseño de experiencias.

Platicamos con Marynes sobre su experiencia en el mundo del diseño circular y esto fue lo que nos contó:

1. ¿Cómo decides entrar al mundo del diseño circular?

Desde pequeña todo el tema de la creatividad estaba fuerte ahí y por una serie de razones decidí estudiar diseño gráfico. Estudié la carrera y comencé a trabajar. El diseño gráfico estaba bien pero siempre quería hacer algo más. Soy una persona muy curiosa.

Empecé a trabajar en un estudio y vi que quería acompañar en otras cosas, no solo en la parte gráfica, no solo resolver problemas gráficos. Era el boom de las apps y entonces me metí en todo el tema digital. Hice un posgrado donde aprendí sobre el diseño de experiencia de usuario y me gustó mucho.

Al seguir trabajando me fui dando cuenta de que me gustaba lo digital pero me gusta más la parte de conceptualización, la parte de estrategia. Toda la parte que hay detrás de un producto o de un servicio. Entonces fui cogiendo más responsabilidades. ¿Cómo he parado en el mundo del diseño circular? Pues supongo que como todo el mundo, a través de crisis personales de preguntarme sobre lo que estoy haciendo con mi vida. Estaba muy contenta con mi trabajo pero ese punto de curiosidad, ese punto de inconformismo, de querer más. No estaba feliz con el cliente final, o sea, el impacto que tiene el producto no estaba alineado conmigo.

Tuve una crisis, y fue en ese momento que pensé que podía juntar lo que yo hago con lo que realmente me mueve y me apasiona, que es el tema ambiental y de impacto social. Fue cuando descubrí la economía circular y dije “ok, esto tiene salida, esto se ajusta a lo que estoy buscando”. Comencé a entrar en el mundo del diseño circular y aquí estoy. Hice este salto de carrera y obviamente es algo donde siempre hay más, todo lo que es diseño sistémico, al final se trata de abarcar más. Yo me lo imagino como círculos que van creciendo.

El diseño estaba en el centro, está resolviendo un tipo de problema más visual y vas ampliando a experiencias, a productos, servicios, a sistemas.

2. ¿Ecodiseño, diseño circular, economía circular ... podrías explicarnos brevemente cada uno?

Ecodiseño y diseño circular es lo mismo, cambia el nombre pero sí que la economía circular es algo diferente. Puedo empezar con lo que es el ecodiseño o el diseño circular y como lo veo yo es que puede ser una disciplina, una metodología, es casi un estilo de vida. Una vez entras en eso pues ya lo llevas a todo lo que haces.

Lo que hace el diseño circular o el ecodiseño es incorporar durante las fases de conceptualización o el desarrollo de un diseño, (ya sea un producto, servicio o experiencia), medidas o acciones para disminuir los impactos sociales y medioambientales que va a tener ese diseño. Hay un dato que siempre lo repito cuando doy charlas “ El 80% de los impactos medioambientales de un producto se deciden en la fase de diseño”. Entonces claro, es un momento tan decisivo que tienes que tenerlo en el core para evitar problemas al final.

Hay una frase que me gusta mucho “una vez que haces unos huevos revueltos, no puedes volver atrás”, es un poco lo mismo. La gran diferencia que veo entre el ecodiseño o diseño circular con el diseño tal cual es que, no solo nos centramos en una parte cuando diseñamos. El diseño circular tiene en cuenta todo el ciclo de vida de ese producto o servicio. Desde donde se va a obtener la materia prima para crear el producto hasta que…ok, lo has usado y queda inútil¿Qué pasa con este producto? ¿qué hacemos? ¿lo tiramos?- qué es lo que pasa ahora- o hacemos que ese producto vuelva para recuperarlo. Al final, el core es ese.

¿Y cuál es la diferencia del ecodiseño/diseño circular con la economía circular?  digamos que la economía circular es el paraguas, la madre de todo. Es un modelo económico pero yo lo llevo mucho al modelo de vida. Es cambiar todo lo que hacemos, desde cómo producimos, cómo consumimos, todo.

El modelo circular lo que hace es imitar los procesos naturales de la naturaleza. En la naturaleza: naces, vives, mueres y vuelves a formar parte de un todo. Es circular, se mantiene el valor siempre. En este modelo circular es lo que se busca. Cuando se crea algo y cómo se puede alargar al máximo la vida útil de ese producto o de ese servicio, ¿qué puedo hacer para que eso se mantenga por mucho tiempo en la cadena? Esto al final es la diferencia al modelo que tenemos actualmente que es un modelo lineal. En el modelo lineal: extraemos, producimos, consumimos y tiramos. Y nos olvidamos de eso. Entonces, todo lo que has puesto, toda la energía, los recursos, se tiran y no se recuperan.

Esto estaría bien y no sería un problema si el planeta con recursos infinitos que estén por todos lados pero este no es el caso. El caso es que tenemos un planeta finito con recursos que se están acabando y no podemos seguir a este ritmo y que no es sostenible de ninguna de las maneras. Son estas las diferencias.

4. ¿Cuál es el principal reto al que se enfrentan las personas que apuestan por el diseño circular?

Muchos. Yo diría que el principal reto es el desconocimiento, es el primero de todos. Digamos que es “algo nuevo”, antes nuestro padres y nuestro abuelos hacían economía circular sin saberlo. El típico ejemplo es el del lechero: te traía la leche y luego devolvías el envase. No estabas comprando bricks y tirándolo, era impensable para esas generaciones. Por lo tanto es volver a lo de antes pero con el conocimiento y tecnología de ahora. 

Los retos son : desconocimiento o  falta de formación en diseño circular. Cuando hablamos de un producto físico como una botella o teléfono, como es algo más palpable, es más “fácil” de entender ese ciclo de vida. Pero cuando entramos en otro tipo de diseño como el digital o de experiencias, cuando las cosas son intangibles no hay formación ni información adecuada para que un diseñador o diseñadora haga la transformación fácil, requiere un esfuerzo y salir de la zona de confort totalmente. 

Todavía no hay una información clara sobre materiales y proveedores. Justamente me pasó que lo comentaba con una amigo que me comentó que quería hacer unas bolsas lo más circular posible, compostables, pero no había un proveedor exacto. Hay proveedores que por ejemplo vienen de Canadá, pero eso deja de ser lo más sostenible si viene desde la otra punta. Entonces es buscar algo local

Todavía falta mucha información, necesitamos más referentes. Cuando te metes en esto, ya sea para diseñar o a emprender, eres pionera. Eso tiene sus ventajas y tiene sus problemas porque al principio estás en el mercado sola pero luego hay el problema de que no tienes esos referentes de quien aprender. Cada día es nuevo, cada día es darte contra la pared o un obstáculo nuevo, cuando crees que ya lo tienes, aparece otra cosa. Es una carrera de obstáculos. Si emprender ya tiene sus dificultades, en un modelo circular pues cuesta. No nos vamos a engañar.

5. ¿Puedes contarnos un poco sobre algún caso o proyecto que hayas asesorado?

Hay que entender que cuando hablamos de economía circular vamos a modelos de medio o largo plazo, el impacto no es inmediato. Ahora estamos muy acostumbrados a hacer algo y tener un resultado al día siguiente. Las cosas llevan más tiempo ya que estamos cambiando desde sistemas, hábitos, a nivel gubernamental entran nuevas normativas, las empresas, es un cambio bastante gordo. Cambiar una pieza requiere tiempo. Por ejemplo, sí que hice una consultoría para una empresa de comunicación. 

Al final ser circular no solo es cambiar un producto físico también hay servicios intangibles, puede ser una campaña de comunicación o una agencia de comunicación que son facilitadores para esta economía de impacto. Esta agencia quería transformarse y trabajar con proyectos de impacto. Con ellos hicimos todo un rediseño interno de procesos. No te puedes levantar una mañana y decir “quiero ser circular”, entonces debemos saber que significa ser circular para tu empresa, a qué metas podemos llegar en un corto a medio plazo, hacia dónde queremos ir a largo plazo y empezar. Tuvimos mucha suerte porque este equipo estaba muy alineado a lo que quería pero mientras más grande la empresa es más complicado. 

Es como mover una lancha vs mover un trasatlántico. Es complicado pero no es imposible pero al final debes alinear a más stakeholders, explicarles, acompañarles. Hay que entender muy bien hacia dónde quieren ir y cuáles son las consecuencias de ir allí. No puedes hacerlo de la noche a la mañana pero empezar ya es lo más importante. 

Hacer cambios que llevan tiempo, mientras más lo retrases, tu competencia y otras organizaciones o entidades van a tirar la carrerilla. Lo mismo pasa con el diseño, cuando los diseñadores que dan este paso será mucho más fácil que hagan la transformación que no los que todavía no lo saben o se lo están comenzando a plantear. Quien tenga la información y se ponga a trabajar, irá más rápido.

Marynes Rojas- diseño circular

6. ¿Cuál crees que sea el futuro para el diseño circular?

Lo que me gustaría y lo que creo que va a pasar, y por experiencia es, que nos guste o no esto va hacia ahí. Si no haces nada, otros lo van a hacer y te vas a quedar atrás. El diseño circular es el camino que ahora veo más viable, donde se piense realmente en todo el impacto que se está generando. 

No solo es pensar en el beneficio económico que va a tener un producto sino pensar en el impacto que va a tener en el medioambiente y en las personas. Yo siempre digo que cuando algo es muy barato y no tiene un precio justo, es porque alguien lo está pagando y no somos nosotros. 

El diseño aquí es fundamental. Para mi el futuro del diseño circular es fundamental ya que como diseñadores somos los facilitadores de cambio, resolvemos problemas, alineamos equipos, depende en qué área del diseño estés y disciplina. Es muy necesaria la parte creativa para resolver problemas tan complejos como los que tenemos encima.

8. ¿Algún consejo para todos los emprendedores sociales?

Resolver y entender bien los problemas reales. Entender y enamorarse de ese problema al punto de vivirlo. Lo entiendes a profundidad, colaboras con los afectados o afectadas de ese problema, o sea, no eres tú en un despacho que se pone a diseñar cosas. Entender el problema y validar, esto es lo principal si quieres emprender cualquier cosa. Si que en emprendimiento social y medioambiental, es importante el modelo de negocio. 

A veces se confunde una empresa social con una ONG que no gana dinero. Hay que pensar en el modelo de monetización desde el inicio y si no está muy claro pues buscarlo. Al final los proyectos que comienzan solo pensando en ese problema, acaban siendo ONGs. Si quieres un emprendimiento y quieres unos beneficios económicos de ese proyecto hay que pensar en estas tres patas. Sobre todo colaborar con los involucrados, no se debe cerrar uno y diseñar un producto o servicio aislado. 

Es súper importante colaborar con los stakeholders, con las personas afectadas. Colaborar también con otros proyectos que se estén haciendo similar aunque no en el país o en la ciudad en la que estás. Busca referentes fuera, en otros sectores. Yo siempre digo que competir ahora mismo ya está muy pasado de moda, no se gana nada compitiendo. Hay que ir más hacia la colaboración

Yo estoy en un proyecto donde hablamos con los competidores y no hay ningún problema. El saber pedir ayuda y poder colaborar con otras entidades es importante, nunca sabes cuándo se puede crear una sinergia que sea un win-win para ambos proyectos. Resumiendo los consejos serían: entender el problema, validar, buscar la monetización y colaborar. Estos serían los 4 grandes consejos para emprender.

Para más información sobre diseño circular, visita la página de Marynes Rojas.